Esta Imagen que pertenece a la Hermandad desde el momento de su fundación, a lo largo de la historia de la Semana Santa Ilicitana ha sido la imagen titular a la que ha rendido culto la denominada “Cofradía del Cristo de la Columna”.

15Hemos de indicar, que estamos en presencia de una de las Cofradías más antiguas y veteranas de Elche, ya que aunque desconocemos el año de su fundación, se tienen citas documentales que se remontan al siglo XVII, en las cuales, se habla de una Imagen de Cristo amarrado a la Columna, que se veneraba en la capilla del Hospital de Caridad de Elche. Esta Imagen de Cristo atado a la Columna, formaba junto con otras cuatro Imágenes, la Cofradía de la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo (la Cofradía más antigua de Elche), de la cual se conservan noticias documentales de su fundación en el año 1.581, procesionando el Viernes Santo.

La siguiente noticia documental que tenemos, se remonta al año 1.780, donde consta que por orden del Obispo Tormo, la Imagen del Cristo amarrado a la Columna, junto con la del Ecce Homo y la de Jesús Nazareno, fueron trasladadas desde el Hospital a Santa María, colocándolas en los nichos del deambulatorio de esta Iglesia. Desde esta fecha y hasta la actualidad, la Imagen del Cristo de la Columna ha estado expuesta al culto en dicho lugar.

De la lectura de las anteriores referencias documentales, se desprende que la Cofradía del Cristo de la Columna posee una antigüedad de trescientos años, y que formó parte de la Cofradía de la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, que fue la Cofradía decana de Elche, lo que convierte a la Cofradía del Cristo de la Columna en una de las más veteranas de nuestra Ciudad.

Desde los datos documentales que se remontan al s. XVII, tenemos que dar un salto de casi doscientos años para tener constancia que en el siglo XIX se constituyó una sociedad formada por el Gremio de la Construcción y Oficios similares, la cual se hizo cargo de la Imagen del Cristo de la Columna, al cual, se le añadieron dos sayones que fueron esculpidos por el escultor D. Antonio Riudavest. y se le hicieron unas lujosas andas para procesionar.

Dejando atrás las escasas referencias documentales de la Cofradía relacionadas con el s. XIX, y periodos anteriores, y centrándonos en la presente centuria, hemos de indicar que el primer dato importante que nos encontramos es la desaparición de la Imagen del Cristo de la Columna en el año 1.939, durante la contienda Civil.

Dentro de las revueltas anti-clericales que sufrió nuestra Ciudad en la época de la Segunda República y durante la Guerra Civil, uno de los datos más dramáticos fue la quema indiscriminada de Templos, Imágenes y demás enseres representativos de la Iglesia Católica. Dentro de este ámbito, tanto la Imagen del Cristo de la Columna como de los sayones y las andas fueron totalmente quemadas en una de estas revueltas, perdiéndose para siempre.

Tras la luctuosa desaparición de la Imagen del Cristo, inmediatamente un grupo de ilicitanos se pusieron a trabajar para recuperar tan venerable Imagen y con ello, restablecer la Cofradía del Cristo de la Columna. Por estos motivos, en el año 1.940 se reorganiza la Cofradía, haciéndose cargo de la misma el gremio de la Construcción, actuando como Presidente de la referida Cofradía el Arquitecto ilicitano D. Antonio Serrano Peral.

La Cofradía adquiere nuevas imágenes, un nuevo trono y todos los enseres necesarios para su participación en los desfiles de Semana Santa.

La realización de la nueva talla del Cristo de la Columna es encargada al Maestro Imaginero Conquense, Don Luis Marco Pérez en el año 1.940, el cual confecciona la Imagen del Cristo de la Columna, junto a dos sayones.

En este periodo de reordenación de la Cofradía, destaca el cambio de las vestas, pasando a ser del siguiente modo: vesta gris con vuelta en las mangas blanca, capa granate con vuelta blanca, y capirote blanco, con cíngulo blanco de esparto. En esta reorganización se intenta conservar las características básicas de la extinguida Cofradía, y por ello, se vuelve a crear un grupo de “armaos” que desfila delante de la Cofradía. Parte de dicho grupo con el paso del tiempo se convirtió en una banda de cornetas y tambores, la cual, abría el cortejo procesional de esta Cofradía hasta el año 1.978.

Hasta el año 1.978, la Cofradía del Cristo de la Columna desfiló como Cofradía independiente, pero debido a la crisis del concepto gremial y al desinterés general que padecía la Semana Santa en Elche en aquella época, se inició el proceso de disolución de la Cofradía, el cual finalizó tras la celebración de la Semana Santa de 1.978, siendo esta la última vez que la Cofradía del Cristo de la Columna desfiló como Cofradía independiente.

El día 3 de Junio de 1.978 se fundó la “Hermandad del Santísimo Cristo de la Columna” de Elche, a la cual, le fueron entregadas por la Junta Mayor de Cofradías de Elche (depositaria de los bienes de la extinguida Cofradía del Cristo de la Columna) todas las pertenencias de dicha Institución penitencial, incluida la Imagen, los sayones, las andas y demás atributos, perdiendo para siempre su carácter de Cofradía independiente, y así pues, nace en Elche lo que hoy conocemos como la Hermandad.

33a).- La Imagen del Santisimo Cristo de la Columna.- La actual Imagen del Santísimo Cristo de la Columna fue realizada en el año 1.940 por el maestro Imaginero conquense Don Luis Marco Pérez, y en ella se representa a Cristo atado a una columna alta. Junto a esta Imagen, Don Luis Marco Pérez esculpió la figura de dos sayones azotando a Jesus, a fin de colmar el conjunto procesional. Dichos sayones fueron esculpidos en el año 1.941.

La Imagen del Cristo de la Columna desde el año 1.940 hasta el año 1.991 no sufrió ningún cambio estético, fue en el referido año 1.991 cuando se le cambian las potencias al Cristo, dejando las originales que eran de forma redonda y de estilo castellano, cambiándolas por tres rayos, propias de los Cristos Andaluces.

En el año 1.992, y debido a que la Imagen del Cristo estaba muy deteriorada, la Junta de Gobierno de la Hermandad tuvo que afrontar junto a la plantilla de costaleros del Santísimo Cristo de la Columna la primera restauración de la Imagen. Dicha restauración fue realizada por la empresa Valenciana “Reinaixement L’Antic”. En el año 1.994 se procedió a la restauración de los dos sayones que acompañan al conjunto escultórico a cargo de la misma empresa.

A principios del año dos mil, se ha vuelto a proceder a restaurar tanto la Imagen del Santísimo Cristo de la Columna como las dos Imágenes de los Sayones. Dicha restauración ha sido realizada en nuestra Ciudad.

La Imagen del Cristo de la Columna esta expuesta durante todo el año al Culto en una ornacina del deambulatorio de la Basílica de Santa María, y así viene haciéndose desde el año 1.780. La Imagen de los dos sayones se encuentran expuestos en la Casa de Hermandad.

b) El Trono.- Uno de los elementos más emblemáticos de una Cofradía es sin duda el “trono” o las “andas” donde se procesiona la Imagen.

En el año 1.940 al reorganizarse la Cofradía del Cristo de la Columna, se le hicieron unas andas de madera, sobre un eje de ruedas, las crónicas nos indican que fue de las más lujosas de la época, contando con cuatro faroles en sus esquinas. El carácter suntuoso de la andas perduró hasta finales de los años 60, cuando las andas comienzan a estropearse sin realizarse restauración adecuada para su restablecimiento, haciéndose apaños para salir del paso. Hasta el año 1.985, la Imagen del Cristo de la Columna procesiona con las referidas andas, cuyas características básicas era su talla barroca en madera, sobre un eje de ruedas, siendo jalonada, con un farol en cada esquina.

29En el año 1.985, debido al deterioro que sufren las andas, se plantea la necesidad de realizar unas nuevas, y aprovechando la ocasión se plantea una renovación absoluta de la configuración de las andas. Así pues, se proyecta realizarle a la Imagen del Cristo de la Columna unas andas que sean portadas por costaleros, al estilo sevillano, pero que en vez de cargar con el costal, carguen con los dos hombros. Pensado y hecho, así en Junio de 1.985 se presenta el proyecto de las nuevas andas, el cual es aceptado levantando gran expectación. El proyecto presentado consta de los siguientes motivos:

a) Parihuela: hecha en madera de pino, para ser portada por cuarenta y cinco costaleros, situados bajo la misma, los cuales cargan con los dos hombros.

b) Respiraderos: hechos de madera de pino y tallados con motivos ornamentales

c) Canastilla, donde van situadas las Imágenes, la cual será tallada en bajo relieve, sobre madera de pino, y donde se esculpirán cuatro escudos centrales, uno de ellos, el delantero será el escudo de la Hermandad, y el resto representará escenas de la Pasión de Nuestro Padre Jesús.

d) Sobre las esquinas de la parihuela se colocaran la Talla de los Cuatro Evangelistas los cuales llevaran en una de sus manos un hachón de luz., con la intención de alumbrar la talla esculpida en la canastilla.

e) Sobre las cuatro esquinas de la canastilla, se colocaran cuatro faroles de hierro forjado para alumbrar la Imagen del Cristo.

Dentro del ámbito del proyecto, se contacto con la Banda de Tambores de la Hermandad, para solicitar su cooperación humana y económica al proyecto de realización del nuevo Trono del Santísimo Cristo de la Columna. La Banda de Tambores aceptó la petición de colaborar con la Junta Directiva de la Hermandad para sufragar el gasto que suponía la confección de la parihuela y la canastilla del nuevo trono. Así pues, con mucho esfuerzo e ilusión, y a través de la venta semanal de lotería y con el pago de cuotas, se confeccionó en Sevilla, en el taller del maestro Farfan, la parihuela y la canastilla del actual trono del Santísimo Cristo de la Columna, siendo financiado el importe de dichos elementos íntegramente por la Banda de Tambores y la Junta Directiva de la Hermandad. El nuevo trono del Santísimo Cristo de la Columna procesionó por primera vez en la Semana Santa Ilicitana en el año 1.986.

Hasta la Semana Santa del año 1.988, no se le añade ornamento alguno a la parihuela y a la canastilla del trono, siendo en este año, cuando se le incorporó como talla, la franja superior de la canastilla, siendo realizada por el Maestro ebanista de Albatera Don Domingo García Quinto.

Tuvieron que pasar tres largos años, para que en el año 1.992, se le incorporara a la parihuela los respiraderos, siendo obra del Maestro ebanista Don Domingo García Quinto. Dichos respiraderos fueron elaborados siguiendo el proyecto original, por lo que fueron tallados en madera de pino, donde se hizo figurar dibujos ornamentales.

Siguiendo el lento proceso de elaboración del trono del Santísimo Cristo de la Columna, hemos de esperar dos años más sin que se realizara ningún cambio, fue en el año 1.994, cuando se le incorpora a la canastilla la talla del frontal, compuesta por el escudo de la Hermandad y un relleno ornamental tallado en madera de pino, siguiendo el arquetipo de los dibujos que figuran en los respiraderos. En el año 1.996, se incorpora la talla de la parte trasera de la canastilla, compuesta por el escudo representativo de la plantilla de costaleros del Cristo de la Columna, que representa dos manos atadas a una columna, y se incorpora la talla de las esquinas de la canastilla.

El año 1.998, es un año muy importante en la confección de las andas del Cristo, ya que se decide abordar definitivamente la realización de las mismas, y en esta idea se termina de confeccionar la canastilla del trono, cambiándosele los cuatro escudos y añadiéndosele dos cartelas a cada uno de los laterales de la canastilla, siendo todo ello obra del ebanista malagueño Don Juan José Maciá. En la parte frontal de la canastilla se vuelve a tallar el escudo de la Hermandad; en la parte trasera de la canastilla se repone el escudo representativo de los símbolos de la flagelación, y en los laterales de la canastilla se tallan dos escudos nuevos, uno en el que se representa la Imagen del Cristo Triunfante en su entrada a Jerusalén, y otro, donde se representa la Imagen del Cristo Resucitado, en simbología al inicio y final de la Semana Santa. También se incorporan en los laterales de la canastilla cuatro cartelas, donde se representan cuatro escenas de la Pasión de Nuestro Padre Jesús: “el Prendimiento en el Huerto de los Olivos”; “La Caída de Nuestro Padre Jesús ”; “El Descendimiento de la Cruz”; y “El sepulcro” .

Del mismo modo, en este mismo año, se procede por parte del grupo de trabajo de costaleros del Santísimo Cristo de la Columna a lacar todo el trono, cambiándole su color, utilizando para ello el color caoba.

En este mismo año se confeccionan unos nuevos faldones para el trono, utilizando para ello terciopelo de color granate, recuperando así el color que tenían los faldones originales y tradicionales que portaba el Trono del Cristo de la Columna cuando pertenecía a la extinta Cofradía del Santísimo Cristo de la Columna. Hasta este momento de cambio, los faldones del trono eran de color negro. El nuevo faldón procesiona en el trono por primera vez en la Semana Santa del año 1.998.

En el año 1.999, se borda en Salteras (Sevilla) el frontal del faldón. Dicho bordado consiste en el dibujo de una pasamanería y en el escudo de la Hermandad. En el año 2.002 se procede al bordado de la parte trasera del faldón, consistiendo en el dibujo de la medalla de costalero. En el año 2.004 se termina de bordar los laterales del faldón.

En el año 2.004 se procede a la realización de cuatro ángeles para ser colocados en las esquinas del trono.

 

Deja un comentario