4El momento de la creación de la imagen de la Virgen de la Victoria, debe situarse en el mes de Junio de 1.989, cuando se inician unas conversaciones formales entre el Hermano Mayor de la Hermandad, Don José Joaquín Sánchez Olivares y un grupo de mujeres, que no formaban parte de la Hermandad, y que estaban interesadas en participar en la

Semana Santa ilicitana. La idea que este grupo de mujeres transmiten al Hermano Mayor y al Secretario de la Hermandad es realmente una revolución en toda regla de las formulas procesionales que presidían la Semana Santa, ya que dicha idea consiste en crear una imagen de Virgen Dolorosa nueva, para ser portada en exclusiva por mujeres.

El Hermano Mayor y la Junta de Gobierno de la Hermandad, vieron de muy buen grado la propuesta, a la vez que asumió lo que en aquel tiempo sin duda alguna era un gran riesgo y responsabilidad, que era introducir e implantar en la Semana Santa Ilicitana la figura de la mujer como costalera.

Una vez aceptada la creación de este nuevo proyecto, la Junta de Gobierno de la Hermandad contactó con el maestro imaginero murciano Don José Hernández Navarro, para encargarle la talla de la imagen de una Virgen Dolorosa para ser procesionada bajo palio, dicho encargo data del mes de Julio de ese mismo año.

La imagen de la Virgen de la Victoria llegó a Elche el Sábado de Dolores del año 1.990, 7 de abril, siendo bendecida el día siguiente durante el Acto del Pregón de la Hermandad por nuestro Asesor Religioso Don Antonio Hernández Mendiela en la Iglesia de El Salvador, procesionando por primera vez el 9 de abril, Lunes Santo de ese mismo año junto al Cristo de la Columna, imagen a la que siempre ha estado vinculada. Junto a la imagen fue bendecida también la campana del trono.

La imagen: La talla de la imagen de María Santísima de la Victoria realizada por Don José Hernández Navarro, como ya hemos comentado es una imagen de vestir, que representa una Virgen Dolorosa, con una actitud serena y sin lágrimas en sus ojos, que miran hacia arriba suplicando, el pelo es tallado. Tiene sus brazos extendidos hacia abajo en actitud desesperada.

Desde su bendición se encuentra expuesta al culto en la Iglesia de El Salvador de Elche. En el año 1.991 se intentó por parte de la Junta de Gobierno de la Hermandad trasladar el culto de esta Venerable imagen a la Capilla del Hospital General de Elche, intento que fracasó por diversos motivos administrativos, por lo que se adoptó la decisión de mantener su culto Iglesia de El Salvador, lugar donde actualmente se encuentra.

En el año 1.991, se le realizó una corona en metal dorado y adornada con piedras brillantes de diversos colores.

Se le confecciona a la Virgen de la Victoria un manto procesional con terciopelo de color burdeos, que este primer año sale sin bordados.

Se le regalan a la Virgen dos sayas, una de seda dorada que utiliza la imagen durante todo el año, y otro, destinado exclusivamente para procesionar, tejido en seda salvaje blanco con pedrería granate decorado con puntillas blancas en los puños y cuello.

En el año 1.995 se le donó una toca sobremanto de blonda valenciana en beige y bordada en oro. Confeccionada a mano por una devota.

En el año 1.996, se le regaló a la Virgen de la Victoria una nueva saya de seda color marfil, bordado en dorado de fabricación valenciana.

En el año 1.997, se le regaló a la imagen de María Santísima de la Victoria una diadema hecha en metal dorado por la empresa Orfebrería Sevillana. Esta diadema se confeccionó con la idea de que la imagen la llevara puesta durante todo el tiempo que estuviera expuesta al culto y se alterna con la corona en sus salidas procesionales.

Trono: La imagen de la Virgen de la Victoria ha sido portada en dos tronos o andas distintos. El primer año que procesionó 1.990, lo hizo sobre un trono de hierro con únicamente dos trabajaderas, bajo palio sujetado por ocho varales, en cuyo techo estaba bordado el escudo de la Hermandad, este trono es el que familiarmente se conoce dentro de la Hermandad como el “seiscientos”.

13

Tras la Semana Santa del año 1.990, y debido al impresionante éxito que tuvo la iniciativa de la Hermandad de introducir la figura de la mujer en el concepto de “costalera”, se recibieron innumerables ofrecimientos de mujeres para incorporarse a la plantilla María Santísima de la Victoria, por lo que la Hermandad encargó un nuevo trono, este fue estrenado en el Lunes Santo del año 1.991. Fue realizado en Lucena por los Orfebres Hermanos Angulo. Está compuesto por respiraderos repujados realizados en metal plateado, en el frontal, en dorado, el escudo de la Hermandad, y en los laterales, dos hornacinas con las imágenes de los patrones de Elche, la Virgen de la Asunción y San Agatángelo. Techo de palio, crestería, juego de jarras y terminales de varales realizados en metal plateado. El frontal del techo de palio se remata con una corona real hecha en metal dorado. Lleva cinco trabajadoras de aluminio forradas de terciopelo negro.

Lleva el trono peana procesional repujada en material plateado, confeccionada y estrenada ese mismo año.

Se confeccionaron para completar el conjunto, bambalinas lisas y faldones fruncidos en terciopelo negro.

En el año 1.993, se inicia por parte de la plantilla de Costaleras de la Virgen de la Victoria un proyecto de gran envergadura, el cual va a reformar el aspecto procesional de la imagen que portan. Se trata del encargo realizado a Don Damián Teruel Jiménez, maestro bordador de Lorca, para bordar el Manto de la Virgen de la Victoria. Debido al elevado costo de confección del referido bordado, se proyecta realizarlo en varias fases, las cuales se desarrollaran desde el año 1.993 hasta 1.998. Las dimensiones del referido manto son 5,75 metros de largo por seis metros de ancho, por lo que podemos concluir diciendo que es sin duda alguna el manto procesional más grande que existe en Elche.

Este bordado es totalmente original y autóctono, ya que para ello se han obviado referencias artísticas y ornamentales típicas de otros lares, y se ha primado la estética levantina y los motivos propios y característicos de una Ciudad tan bonita como Elche (como por ejemplo: la Mangrana del Misteri y las palmas blancas).

El acto de bendición del manto se realizo en el Altar Mayor de la Iglesia de El Salvador por parte del Asesor Religioso de la Hermandad, Don Juan de Dios Mira Pérez el día 20 de Marzo del año 1.998, durante el Besamanos de la Virgen de la Victoria.

En el año 1.995, se cambia el techo de palio original del trono, incorporándose una pintura enmarcada entre artísticas pasamanerías, donde se refleja la Coronación de la Virgen de la Asunción por la Santísima Trinidad, realizada por la pintora Lorena Díaz Martínez. Asimismo se procede al cambio de las bambalinas pasando a confeccionarse unas nuevas en terciopelo de color burdeos, incorporándoles nuevos flecos y borlas de doradas. En las esquinas del techo de palio se le colocan cuatro Cuernos de la Abundancia.

En este mismo año se cambia la candelería original de madera por otra hecha de metal plateado.

En el año 1.996 se le incorporan al trono dos faroles realizados en metal repujado con baño de plata por Orfebrería Aragón y Pineda de Motril (Granada). Estos faroles tienen como peculiaridad, que tienen seis caras y no como la mayoría, que solo tienen cuatro caras.

En 1.998 incorpora al patrimonio de la Virgen de la Victoria un incensario de metal plateado, que es portado en el desfile procesional por niñas y dos costaleras que lo acompañan con ciriales delante del trono.

3

A principios del nuevo siglo se le confeccionó a María Santísima de la Victoria una nueva saya procesional de terciopelo azul marino, bordada en aplicaciones doradas en Bordados Salteras (Sevilla).

En el año 2.004 se le confeccionaron nuevas bambalinas, esta vez bordadas en hilo de oro y aplicación realizadas en Talleres Artebord de Huelva por Rafael Infante. En 2.006 fueron expuestas, junto con el manto, en la casa modernista de Novelda, dentro de una exposición de arte en la Semana Santa.

En el año 2.008, fruto de la evolución en la vestimenta de la imagen, empieza a ser cambiada de ternos siguiendo el calendario litúrgico y para ello fue confeccionándosele a la imagen diversas indumentarias. La primera de ellas fue un manto de damasco en color granate estrenada en mayo. Al mismo tiempo recibió la donación de una diadema en metal repujado y bañada en oro, con una María en plata vieja para utilizarla principalmente en sus estancias en su hornacina.

En diciembre de 2.007 estrenó terno de Purísima, confeccionado en damasco celeste y una saya de seda marfil bordada en celeste.

En marzo de 2.008 estrenó por vez primera un terno de hebrea, con saya de terciopelo granate, manto azul con vueltas blancas y cinturón de rayas.

También se recibió la donación de una diadema plateada con estrellas para completar este terno.

En el besamanos del año 2.009 estrenó la Virgen de la Victoria, toca sobremanto con cintura a juego realizada en maya de oro y bordada también en oro a realce por Talleres Artebord de Huelva por Rafael Infante.

En julio de 2.009 estrenó terno en tejido damasco en blanco roto.

En la Semana Santa de 2010 se le bendijo la nueva corona en metal repujado dorado y brillantes en granate. Se estrenaron nuevos faldones lisos en terciopelo negro.

En octubre, estrenó terno de luto realizado en terciopelo negro.

Se incorporaron al equipo de camareras una nueva camarera y un asesor que posteriormente, en 2.011 fue nombrado vestidor de la Virgen de la Victoria, juntos están haciendo una gran labor y han conseguido que María Santísima de la Victoria sea un referente de elegancia en nuestra ciudad.

En 2.012 el manto, la saya procesional, la bambalina delantera y los faroles del trono fueron centro de atención en la exposición del XIX Encuentro Provincial de Cofradías y Hermandades de Semana Santa realizada en la Calahorra, “Cuando la Pasión se hace arte”.

Hornacina: Al principio de su exposición al culto, la Virgen de la Victoria se encontraba en una peana alta junto al Cristo de la Fe, esta situación duró unos años hasta que la Iglesia de El Salvador le cedió la primera hornacina de la derecha, justo frente a la puerta de entrada de la iglesia y junto al Cristo del Ecce Homo. Era esta hornacina un hueco en la pared forrado de madera de roble.

El 13 de junio de 2.009 se bendijo la nueva hornacina de la Virgen, realizada en mármol travertino de varios tonos de marrón. De factura sencilla pero muy elegante. Consta de una mesa-altar, en el centro el escudo de la Hermandad grabado en dorado, hornacina de arco de medio punto con dos columnas a los lados y todo ello coronado con un friso y una María grabada en dorado. Esta hornacina es fruto de una donación de personas muy cercanas a María Santísima de la Victoria.

En la actualidad las costaleras de María Santísima de la Victoria se encuentran preparando la celebración del 25 Aniversario de esta imagen que se celebrará en abril del año 2.015.

 

 

 

Deja un comentario